• 13
  • Abr

Un sector sanitario español sin empleo en 2016

El tiempo sigue transcurriendo y el panorama no cambia mucho para miles de médicos, enfermeros y otros profesionales del sector de la salud en España que desde hace años se encuentran inscritos en la numerosas listas del paro.

Haber concluido unos estudios en cualquier profesión de este campo laboral significaba seguridad y buena remuneración, además de poder trabajar en la misma ciudad en la que se residía, pero desde hace algunos años estos adjetivos se han transformado en una utopía para muchos. Las ofertas de trabajo para enfermeras y médicos son muy escasas!

Los estudios universitarios de gran exigencia en España, tanto para los médicos como para las enfermeras, siempre han tenido una gran demanda juvenil, seguramente por la buena imagen que tenían las profesiones, no solo por la seguridad laboral, sino también por la comodidad en cuanto al estrés se refería, ya que los hospitales, residencias y centros en España contaban a principios del 2000 con uno de los ratios más altos en relación enfermeras/médicos pacientes. Todo el mundo soñaba con ser médico o enfermero algún día!. Este dato ha dado un vuelco tremendo con el paso de tiempo y ha situado a España en la cola en la Unión Europea, acompañando a Polonia en lo más bajo.

Actualmente en España son más de 1.500 médicos licenciados los que están buscando empleo o, mejor dicho, una residencia que les permita algún día ejercer como médico especialista. Este salto MIR es para muchos jóvenes a día de hoy una odisea, ya que no existen suficientes plazas para todos, y no es porque no se necesiten. Cualquier persona se haría la siguiente pregunta: ¿es que forman más médicos en las universidades que el sistema sanitario requiere?. Esta cuestión la han tratado también muchos expertos que observan el desarrollo del sector desde la distancia y que en su mayoría responden de manera afirmativa. Claramente, y quizás también debido al boom inmobiliario que España vivió en los pasados años, se potenció con la apertura de nuevas universidades, en su mayoría privadas, unos estudios que tendrían en un futuro poca salida profesional. Por supuesto, estas universidades y centros privados continúan a día de hoy lucrándose de las altas tasas a pagar por los estudiantes. Además, se ofertan bajo precios muchas veces abusivos, masters y postgrados que muy difícilmente mejoran las oportunidades laborales con un gobierno austero.

En cuanto a las enfermeras, el dato es mucho más alarmante, a finales de 2015 más de 20.000 enfermeras están desempleadas. Estos números confirmados por el Satse, principal organismo en representación de la enfermería, solo hace que aumentar con el paso del tiempo. Según ellos, si el gobierno no toma las medidas necesarias en los próximos años, se puede llegar a agrandar las listas del paro con más de 75.000 enfermeras, añadiendo además que muchas profesionales ni siquiera están inscritas, ya que nunca llegaron a ejercer su profesión ni un solo día, remarcó su presidente Victor Aznar.

Un punto es muy claro, el enfermero o enfermera ha pasado de tener una de las profesiones con más estabilidad en el país, a ser una de las más afectadas con situación actual de España. Un ejemplo claro lo tenemos en la ciudad de Valencia, donde en las últimas convocatorias sanitarias que ofertaban una totalidad de 500 plazas, llegaron a presentarse más de 15.000 candidatos, un hecho ya normalizado en prácticamente todas las comunidades autónomas. No hemos de olvidar que España sufre el paro juvenil más pronunciado en Europa superando el 50%.

Comments are closed.